top of page

Psicoterapia individual

Desde una mirada respetuosa, la psicoterapia te acompaña a atender aquellas partes de tu vida, de tu ciclo, o de ti misma que deseas explorar, conocer, que te preocupan o que te generan malestar. Así mismo, te permite descubrir tus recursos y desarrollar nuevas miradas para afrontar tus vivencias de una manera más saludable, desde una mayor libertad personal y siempre en sintonía contigo misma. 

Aquellas personas que no sienten malestar pero que desean conocerse mejor y potenciar sus capacidades, descubren en este proceso un espacio para seguir desarrollando y enriqueciendo su crecimiento personal.

Desde la psicoterapia integradora humanista y la psicoterapia corporal se atiende el conjunto de la persona, poniendo el foco no sólo en aquellos aspectos que deseamos transformar sino también en potenciar aquellas capacidades saludables e inherentes en cada ser humano. 

Proporción-áurea.jpg

Primera sesión

La primera sesión es un espacio de encuentro que nos permitirá conocernos mejor, y en el que podrás compartir tus motivos de consulta y los deseos que te llevan a iniciar la terapia.  En esta primera visita, podremos acordar algunos objetivos iniciales   Durante las siguientes sesiones, mientras abordamos aquello que deseas atender, estableceremos un plan que irá guiando nuestro trabajo compartido y que iremos adaptando y colocando en el espacio terapéutico. 

La relación terapéutica es un pilar fundamental de la psicoterapia. Representa una relación sintónica fruto del encuentro entre dos personas que colaboran juntas: la participación activa de la clienta experta en su historia y en sí misma y el acompañamiento de la profesional de la psicología experta en psicoterapia. Por este motivo, es importante que te sientas cómoda trabajando conmigo y que podamos establecer una relación de colaboración mútua en servicio de tu bienestar.

2

Cómo lo hacemos

Desde la psicoterapia integradora humanista y la psicoterapia corporal se atiende al conjunto de la persona: cuerpo, emociones/sentimientos, pensamientos, conducta, relaciones, y si la persona lo desea, su dimensión espiritual. Así mismo, se pone el foco también en los aspectos saludables de la persona como recursos a lo largo del proceso terapéutico.

 

Trabajamos con diferentes propuestas que invitan a participar y profundizar en tu proceso, algunas sesiones hablaremos, otras trabajamos con el cuerpo, con la visualización creativa, arteterapia y otras propuestas acordes con las psicologías humanistas.  Desde una mirada curiosa y respetuosa, estas estrategias tienen como objetivo ayudarte a descubrirte, fomentar tu autoconocimiento desde la exploración, descubrir tus propias respuestas y ayudarte a desarrollar nuevos recursos para afrontar y transitar tus experiencias. 

3

Tiempo y ritmo

Lo más recomendable en cuanto a periodicidad es una sesión semanal, puesto que esta frecuencia favorece un mayor aprovechamiento de las sesiones y del trabajo terapéutico.  Cada sesión tiene una duración de una hora.

Tú eres la protagonista de tu propio proceso.  Por tanto, el ritmo de las sesiones y del trabajo terapéutico se adapta siempre a tí y será respetuoso con lo que puedas ir sosteniendo, regulando e integrando. 

 

No existe un número predeterminado de sesiones, puesto que la duración global de la psicoterapia varía en función de tus necesidades, tu demanda, los objetivos y tu proceso.  Se puede ampliar el abordaje de lo que deseas atender si vas descubriendo nuevos objetivos en terapia.  

 

Como relación de colaboración, vamos acordando y pautando conjuntamente la duración del trabajo terapéutico.

4

Te acompaño

Siempre desde la calidez, la empatía y la delicadeza de lo que vas compartiendo, estaré encantada de acompañarte. Puedes contactar conmigo aquí.

bottom of page